Soluciones Legislativas a la Actual crisis de Vivienda de Oklahoma Oklahoma City – Un legislador del estado de Oklahoma presentó dos solicitudes… Escuelas Públicas de Tulsa expandirán programas multilingües TULSA, Okla. - Las Escuelas Públicas de Tulsa expandirán sus programas multilingües… La Filarmónica de Oklahoma City presenta "Red, White & Boom!" Una de las tradiciones de verano más esperadas de Oklahoma City regresa… Proyecto de Ley Escuelas Seguras OKLAHOMA CITY – Los representantes Mark McBride, R-Moore, y Rhonda Baker, R-Yukon,… CORTE SUPREMA DE LOS ESTADOS UNIDOS Refuerza DERECHO DE LOS PADRES Reforzando la libertad de un padre para dirigir la educación de sus…

Tratamiento de la presión arterial alta preexistente en el embarazo mejora los resultados Maternos y Fetales

Tratamiento de la presión arterial alta preexistente en el embarazo mejora los resultados Maternos y Fetales

Tratamiento de la presión arterial alta preexistente en el embarazo mejora los resultados Maternos y Fetales


OKLAHOMA CITY – Más del 2 por ciento de las mujeres embarazadas en los Estados Unidos tienen hipertensión crónica o presión arterial alta. Los profesionales médicos están de acuerdo en que la hipertensión crónica grave durante el embarazo debe tratarse con medicamentos. Sin embargo, el tratamiento de formas no graves o leves de hipertensión crónica durante el embarazo ha llevado a una división en las recomendaciones médicas durante décadas.

Un nuevo estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine proporciona evidencia de que el tratamiento de la hipertensión crónica leve con medicamentos es beneficioso y seguro para la madre y el bebé. Los hallazgos proporcionan por primera vez datos completos y basados en la evidencia para el tratamiento de formas no graves de hipertensión crónica durante el embarazo.

Los resultados son del ensayo chronic Hypertension and Pregnancy, o CHAP, consorcio de más de 60 sitios clínicos en los Estados Unidos, incluido el Oklahoma Children's Hospital OU Health, dirigido por la Universidad de Alabama en Birmingham. El ensayo evaluó los efectos de la prescripción de medicamentos para la presión arterial a mujeres embarazadas con hipertensión crónica leve. Los resultados del estudio mostraron que este tratamiento mejoró los resultados del embarazo sin comprometer el crecimiento y la salud general del bebé, que ha sido una preocupación principal de los médicos durante años.

La hipertensión crónica aumenta el riesgo de complicaciones del embarazo, incluida la muerte materna y perinatal. La afección se asocia con un riesgo de tres a cinco veces mayor de preeclampsia, desprendimiento de placenta, parto prematuro, pequeño para los recién nacidos en edad gestacional y muerte perinatal. También se asocia con un riesgo de cinco a 10 veces mayor de muerte materna, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, edema pulmonar  y lesión renal aguda.

"Los resultados de este estudio cierran una brecha significativa en el conocimiento, y la difusión de esta información dará como resultado mejores resultados maternos, fetales y neonatales", dijo Rodney K Edwards, MD, coautor de la publicación e investigador principal del sitio de OU Health para el ensayo CHAP. Edwards también es Presidente Dotado de Investigación Perinatal de la Fundación Presbiteriana de Salud y Profesor y Jefe de la Sección de Medicina Materno-Fetal, Departamento de Obstetricia y Ginecología, en la Facultad de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma.

El consorcio CHAP lanzó el programa CHAP en 2014 con fondos del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los  Institutos Nacionales de Salud. De septiembre de 2015 a marzo de 2021, CHAP inscribió a más de 2,400 mujeres embarazadas con hipertensión crónica leve conocida, cuya presión arterial estaba entre 140/90 y 160/105.

En particular, el ensayo CHAP es uno de los estudios más completos y diversos de su tipo. La población de pacientes negros se ve afectada de manera desproporcionada por la hipertensión crónica, y casi el 50 por ciento de los participantes del estudio eran madres negras.

Los participantes fueron asignados al azar a grupos de tratamiento activo y estándar. Al grupo activo se le recetó medicación para la presión arterial. El grupo estándar recibió medicación solo si un participante desarrolló hipertensión más grave o presión arterial superior a 160/105 mmHg. Los participantes fueron evaluados en visitas clínicas de rutina hasta seis semanas después del parto.

Hubo una disminución de casi el 20 por ciento en las complicaciones del embarazo para las mujeres tratadas con medicamentos en comparación con el grupo estándar. Las complicaciones incluyeron preeclampsia grave y partos prematuros antes de las 35 semanas de gestación.

Los nacimientos prematuros antes de las 35 semanas de gestación también se redujeron significativamente en el grupo activo, de más del 16 al 12 por ciento. Los bebés nacidos antes de las 35 semanas tienen una mayor probabilidad de morbilidades a corto plazo, complicaciones de salud a largo plazo y discapacidades intelectuales y del desarrollo.

Además, el grupo activo vio reducciones en la frecuencia de hipertensión materna grave, cualquier preeclampsia con o sin características graves y cualquier parto prematuro antes de las 37 semanas. Hubo diferencias leves o nulas en las complicaciones cardiovasculares maternas y las complicaciones neonatales entre los dos grupos de estudio. Es importante destacar que el tamaño del recién nacido tampoco se vio afectado por el tratamiento.

 

Comentar con Facebook

Comentar

Los campos obligatorios estan marcados con *

0 Comentarios

Noticias Relacionadas

Compartir